CABRA BLANCA DE RASQUERA
Clic per ampliar
         
         
   
 INTRODUCCIÓN

La importancia de la especie caprina en Catalunya ha sido siempre bastante secundaria, en relación y beneficio de otras especies ganaderas, hecho que viene corroborado por el reducido número de poblaciones autóctonas existentes y por el gran descenso del número de efectivos en las últimas décadas. Existió una raza de cabras, llamada Catalana, documentada ya en el s.XIV, la cual se extinguió a mediados del XX, localizándose posiblemente los últimos individuos en el Valle de Arán (Lleida). La cabra de raza Pirenaica, originaria de los Pirineos aragoneses y navarros, también ha visto decrecer su número hasta ser casi testimonial. Únicamente las explotaciones de caprino lechero, principalmente de las razas Murciano-Granadina y Malagueña, han visto incrementar sus efectivos.

Ante esta situación, la existencia de una agrupación racial, como es la Cabra Blanca de Rasquera, localizada en varias comarcas meridionales de Catalunya, se vuelve de vital importancia para el mantenimiento y conservación del último reducto de patrimonio genético caprino de Catalunya. De gran semejanza con la Blanca Celtibérica, esta raza de aptitud cárnica destinada a la producción de cabritos, destaca por su gran rusticidad, que le ha permitido adaptarse perfectamente a las condiciones orográficas y climatológicas de las comarcas en las que se ubica.

 

Inici pàgina
Pàgina inicial

 

 
     
 
Última actualización: diciembre 2004